Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 42.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 16 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

El poder de un tweet

Había tenido intenciones de escribir algo en el blog estos días (y sacarlo del estado de abandono en el que se encuentra) pero por lo pronto, leí esto y me pareció interesante, así que lo reblogueo.

El blog de Golcar

Divisas

Esta página la he abierto y la he vuelto a cerrar en blanco un montón de veces. Tengo días dándole la vuelta a la manera de entrompar la historia que voy a narrar. Una especie de duda deontológica me asalta cada vez que empiezo a escribirla y termino borrando todo y dejando la hoja en blanco.

El dilema que me asalta es si debo dar los detalles del banco, de la agencia y del gerente bancario con nombres y apellidos o si, por el contrario, debo contar los hechos sin especificar lugares o personajes.

Un mensaje que me envía una sobrina, despeja mis dudas. Luzmary se queja con ira de que un empleado del banco le rechazó su solicitud de Tarjeta de Crédito porque la nota al pie de página no estaba al margen izquierdo, sino más bien un poco centrada. Ese simple detalle hizo que mi sobrina tuviera que…

Ver la entrada original 1.180 palabras más

Comparto algo (en inglés) acerca de la certera incertidumbre que vivimos en mi país. Muy bien escrito, a mi parecer. Créditos a la autora del post, Emiliana Duarte.

Caracas Chronicles

In Venezuela, during this strange inter-regnum between Chávez and what comes next, beef and cement have become privileges. But these days, the mother of all luxuries is certainty.

Just ask Andrea.

Andrea is finishing her undergrad at Universidad Católica Andrés Bello. She was supposed to turn in her thesis last week, but since classes were suspended for several days, her faculty advisor was forced to re-shuffle the time-table. Now she’s trying to reschedule the celebration trip she meant to take this week and had to cancel, but she can’t peel her eyes off María Gabriela Chávez’ twitter feed, because elections will happen in 24 days and she’s obsessed.

She’s constantly interrupted by calls from her mother, Gloria, who keeps badgering her about selling the dollars they’d saved up to buy a car, but Andrea wants to hold off because, with every passing day, you can get more and more

Ver la entrada original 645 palabras más

Los números de 2011 para mi blog

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un reporte para el año 2011 de este blog.

Aqui es un extracto

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog fue visto cerca de 27.000 veces en 2011. Si fuese un concierto en la Ópera, se necesitarían alrededor de 10 actuaciones agotadas para que toda esa gente lo viera.

Haz click para ver el reporte completo.

Gestapo, KGB, CIA, DIM, CICPC… ¿SENIAT?

Tenía el blog algo abandonado, y leyendo vía Twitter un artículo de otro blog, me pareció interesante reproducirlo por acá y agregarle una que otra acotación personal.

Según @joserafael (a quien tengo el agrado de seguir desde hace poco en Twitter), él (tal como hago yo también) pidió sus discos de Ubuntu de manera gratuita, para que se los enviaran a su casa.

Al llegar el cartero de Ipostel, lo que le entregaron no fue un sobre con sus respectivos discos, sino le dijeron que pasara por la oficina principal de Ipostel en su ciudad (Caracas), para entregar ciertos requisitos para poder retirar su paquete. Ya que él es quien puede explicarlo de la mejor manera posible, he acá lo que escribió al respecto:

Todos los años como es de costumbre recibo a través de Ipostel los cd de Ubuntu donde uno los puede solicitar gratuitamente desde su página oficial http://www.ubuntu.com. Esta vez fue diferente porque en vez de enviarlos a mi domicilio, recibí por medio de un cartero un aviso para retirarlos en la sede principal de Ipostel ubicada en la Av. José Angel Lamas y llevar como requisito copia de la cédula de identidad, copia del registro de información fiscal (R.I.F), 0,90 Bs.F en estampillas y 0.25 unidades tributarias (Bs.F. 13,75).

En el empaque dice claramente que son sin fines de lucro, pero para el Seniat eso no es válido

Nota de d1m1: En el propio enlace, noten lo que él escribe: “En el empaque dice claramente que son sin fines de lucro, pero para el Seniat eso no es válido”

Luego de armar una carpeta con los requisitos exigidos me dirijo a dicha sede. Me encuentro con la sorpresa de que me exigen la factura de esos cd porque según ellos fue una compra echa por internet. Le insistí que no era una compra sino que Canonical envía gratis los cd. Los funcionarios del Seniat no me creyeron y sencillamente tenía que escribirles al remitente (Canonical) que me enviara un comunicado donde la factura daba un valor de cero. Según ellos nada puede ser enviado gratis y los importadores deben pagar esos impuestos. Ahora gracias a que recibo los cd de Ubuntu soy importador según el Seniat.

Les pedí que leyeran el sobre donde expresan claramente que no es de valor comercial, manifestaron que ellos no creen en nada lo que dicen los sobres (acotación de d1m1: o sea que eso está ahí de adorno, o porque uno siempre los quiere estafar. Claro.). También abrieron el sobre y revisaron cd por cd (acotación de d1m1: ………………Increíble…), los que les faltó fue olerlos, pero aún así ellos no estaban convencidos.

Las excusas para que el Seniat me negara la entrega fueron varias y esos funcionarios me ponían ejemplos que no tenía nada que ver. Por ejemplo que si uno se gana en una lotería un carro en los Estados Unidos y lo envían a Venezuela eso tiene que pasar por ellos porque no es gratis (acotación de d1m1: no, no es gratis, es verdad — es como el 50% del valor declarado del carro en impuestos y demás vainas, pero mejor dejémoslo así, ya que no tiene nada que ver…). Si fuese un regalo también se deben pagar impuestos. Es decir si te envían un regalo desde el exterior debes exigirle al remitente la factura. Otro ejemplo más que no tiene nada que ver con mi caso es que ahora están poniendo orden y controlando cualquier evasión de impuesto.

Aunque reconozco que subí el tono de voz por las incoherencias que me decían (Acotación de d1m1: ¿quién no…? Yo probablemente -aunque intentaría evitarlo, claro- les habría hecho lo mismo. Ante tal “espectáculo”, uno queda frustrado…), me amenazaron con llamarme a seguridad, cosa que no ocurrió porque al parecer estos señores tienen muchos inconvenientes con los empleados de Ipostel. Luego de tanto explicarles e insistirles que esos cd son gratis, a la final me los entregaron probablemente porque era hora del almuerzo y estaban cansados de escucharme.

Yo lo único que puedo concluir es que ahora no se puede recibir una carta o un sobre porque la gestapo, perdón el Seniat puede retenerla y exigir pagos y requisitos a su antojo, así demuestres que Ubuntu es de libre distribución.

Para concluir sólo puedo decir que a mi Globovision no me envenena la mente sino actitudes ilógicas como éstas.

Y se supone que de esta manera estamos avanzando, ¿no? </sarcasmo_obvio>

A ver, comencemos por un punto: hace algunos años (el 28/12/2004, para ser exacto), hubo un decreto (el ya conocido Decreto 3390) por parte de la presidencia que fomentó el uso de Software Libre en detrimento del no-libre o propietario por parte de los organismos públicos. Los susodichos CDs forman parte de dicho grupo de Software Libre. En su definición -algo confusa cuando se traduce Free Software en inglés, ya que significa tanto “Software Libre” como “Software Gratis”, aunque el uso aceptado sea el primero- casualmente esta distribución cumple también con la segunda traducción como parte de su promesa: “Ubuntu is and always will be free of charge.” Es decir: “Ubuntu es y siempre será gratuito”.

No obstante, los funcionarios del SENIAT, en obvio desconocimiento de dicho decreto, y hasta ignorancia adrede con respecto del contenido de la carta adjunta (en la foto se puede leer clarita; si no, acá está una copia —  enlace directo a un pdf). ¿Por qué parece ser que en este país las palabras “funcionario público” vienen inexorablemente atadas al concepto de arrogancia, y al mismo concepto de “venezolano arrecho”, en donde “yo simplemente soy más arrecho que tú, así que no me jodas”? (evidentemente, hay excepciones… no planeo con esto meterlos a todos en un mismo saco)