Pensar o esperar…

Pensar nunca ha sido mi fuerte.

No, no lo digo en término de dificultad, sino en términos de lo inconveniente que es pensar… cuando se hace más de la cuenta.
Hoy pienso en la incertidumbre de mis pensamientos (ya ando recursivo…); ¿por qué me invade tanta intranquilidad? ¿qué hice o dejé de hacer para estar así?

He estado programando un futuro que es tan borroso como mi visión a lo lejos, que depende de tantas cosas que el mínimo traspié desmoronaría todos y cada uno de mis planes. Me siento solo nuevamente, incapaz de intuir correctamente los pensamientos de aquellos a quienes quiero, incapaz de saber si algo en mi falla y los aleja. La música -mi eterno alivio- hoy me angustia en vez de calmarme. No sé si me preocupo inútilmente, o si tengo incluso razones para pensar como pienso — a veces mi guión mental no coincide con la realidad y me hace dudarlo todo. Debo entender que no todo es como yo lo pienso, pero a veces me cuesta lidiar con las conciencias independientes de los demás.

Como quisiera poder leer la mente…
Empezando por la mía.

Cerrar los ojos y entregarme a mi subconsciente lo haría peor; primero por los minutos de intranquilidad que me invadirán totalmente, hasta que el cansancio me golpee y me haga dormir.

Poco a poco, me di cuenta que ni siquiera eso serviría. Sigo intranquilo, sin saber qué hacer.

Horas después, mi perspectiva ha cambiado. Entiendo muchas cosas que hace horas no entendía, o simplemente me negaba a ver.

Esta vez, puedo decir que es esperar lo que nunca ha sido mi fuerte. Detesto esperar.
No ver el futuro de forma certera me hace ser impaciente (algo que va contra mi propia naturaleza); e imaginar los posibles resultados en mi cabeza me hace ser ligeramente neurótico. Una vez más, debo recordar que no todo sigue un guión predefinido, y no todo llega en el tiempo que yo quiera. Pongo por escrito algo que alguien por ahí dice mucho: “tiempo al tiempo para que el tiempo tenga lo que necesita para ser tiempo. No antes ni después”. (Capaz y lo cambié, pero la esencia es esa).

Hoy puede ser esperar tener las herramientas que necesito para avanzar, esperar una llamada, un mensaje, una conversación, un comienzo, un final, un hola, un adiós, quizás un hasta luego o algo completamente distinto a todo esto. No saberlo me hace sentir inútil, pero primero me toca tener entendimiento y fortalecerme, para luego hacer de una situación lo mejor posible.
Odio tener que hacerlo, pero estoy esperando.
Que el resultado de dicha espera sea el mejor que se pueda, así no me agrade al principio, o quizás ni esté de acuerdo. Mientras sea lo mejor, el entendimiento llegará.

Escrito mientras escuchaba: Pink Floyd – High Hopes

Anuncios

3 comentarios en “Pensar o esperar…

  1. No se porque casi siempre Pink Floyd acompaña nuestros momentos de oscuridad, otra cosa mas que tenemos en comun.

    • Excelente. 🙂 A mi me fascina esa canción en particular. Tengo que admitir que con todo lo que he escuchado de Pink Floyd, esa no la había oído… pero desde que la escuché (y en versión sinfónica, además), no he podido dejar de repetirla n cantidad de veces… y aún no me canso. Y por cierto, me acabas de dar una idea para el siguiente post, jeje. Gracias de nuevo por comentar. 😉

  2. Ay que bueno que te di una idea, estare pendiente para ver en que se materializa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s