Extraño…

moon

  • Extraño la luna que te dediqué.
  • Extraño el tictac incesante de mi reloj, y el giro de las agujas mientras transcurre el tiempo.
  • Extraño el latido de mi corazón, inaudible e indetectable.
  • Extraño la larga espera, aquella que siempre está presente antes de las cosas buenas.
  • Extraño el cansancio y el agotamiento.
  • Extraño que nada de eso importe cuando te veo.
  • Extraño que mis ojos se abran ante tu belleza, y queden deslumbrados por un instante.
  • Extraño tu voz diciendo mi nombre.
  • Extraño el roce de nuestros labios, tímidos al principio.
  • Extraño que nuestras lenguas, ya sin timidez alguna, se conviertan en una sola.
  • Extraño abrazarte, y embriagarme con tu aroma.
  • Extraño el vaivén de tu respiración.
  • Extraño el nerviosismo que me invade.
  • Extraño la primera impresión, y de inmediato, la comodidad.
  • Extraño todo eso que te pertenece.
  • Extraño que tus manos me hayan curado, y hayan dejado como nuevos mi cuerpo y mi corazón.
  • Extraño observarte mientras te pones cada vez más hermosa.
  • Extraño salir contigo, brindar por ti, por mi, y por ambos.
  • Extraño ver lugares que nunca había visto.
  • Extraño la oscuridad que nos envuelve, y nos permite salirnos con la nuestra.
  • Extraño regresar con tu mano entrelazada con la mía.
  • Extraño que la gravedad atraiga tu cuerpo hacia el mío.
  • Extraño que el latido de nuestros corazones ahora nos ensordezca.
  • Extraño el aroma de tu cabello, y que recuestes tu cabeza contra mi pecho.
  • Extraño que nuestra piel se erice bajo nuestras caricias.
  • Extraño tu voz, diciendo claramente, en medio de un susurro, dos palabras que alegran mi vida entera.
  • Extraño repetirlas una y otra vez, mientras juego incesantemente con tu cuello.
  • Extraño dormirme (o mejor dicho, intentarlo) pensando en ti.
  • Extraño un “hasta pronto” que me hace desearte más.

Y todo esto no lo extraño porque no pueda volver a tenerlo, sino porque ansío volver a repetirlo, una y otra vez, hasta que mi corazón se harte ya de latir.
Ante todo, te extraño a ti.
Y con todo, y por todo, sólo puedo decirte una cosa:

TE AMO.
Por un mes contigo, y por los siguientes que vendrán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s