Hijo de p…

Y al fin, el post que todos (¿?) habían estado esperando…

…todavía no está. 😛
Ya casi, pero como me toca ir a la oficina y trabajar (!!), pues no le he agregado las fotos, que a fin de cuentas es lo que la gente quiere ver. Así que, mientras tanto… un correo que me llegó hoy. (¿Aburrido yo? Naaah, ¿quién dijo?)

Este relato es para todos aquellos que ocasionalmente han tenido un mal día y han necesitado desquitarse con alguien.

Estaba sentado en mi escritorio cuando efectué una llamada telefónica. Me contestó un tipo malhumorado diciendo: -¡Aló!, le dije: -‘Buenas, ¿podría hablar con Luís González?…’

Me contestó: ‘No aquí no vive ese güevón’. Y me colgó el teléfono de la manera más grosera.

Resulta ser que había marcado un número incorrecto por lo que procedí a llamar al teléfono indicado. Después de colgar, observé el número de teléfono errado en mi escritorio; decidí llamar a ese número y contestó la misma persona que me trancó. Le dije: – ‘Eres un hijo ‘e puta’.

Y colgué. Inmediatamente anoté ese número en mi agenda y le puse al lado la palabra HIJO ‘E PUTA.

 Cada semana, cuando tenía una arrechera llamaba a ese tipo y cuando contestaba le decía: ‘Eres un hijo ‘e puta’. Esto me hacía sentir mucho mejor; pero al tiempo me enteré del servicio CANTV de identificación de llamadas por lo cual me limité a dejar de llamar por unos días al hijo ‘e puta. Pues se me ocurrió lo siguiente: marqué su número telefónico y en lo que me contestó diciendo: ¿Aló? Le respondí: ‘- Buenas tardes, le llamo del Dpto. de ventas de CANTV Servicios para saber sí conoce el servicio de identificación de llamadas. El tipo contestó:

NO’ y le dije: ‘Eso es porque eres un hijo ‘e puta’.

Un día estaba en Makro esperando que saliera una señora para pararme en ese puesto de estacionamiento de carro. Pues, resulta que cuando la señora salió vino un tipo manejando un Camaro Negro y se metió; le toqué corneta, pero nada, el tipo simplemente se bajó del carro y se fue para el centro comercial ignorándome por completo.

Ante su actitud pensé ‘ese es un hijo ‘e puta’ y fue cuando noté que en su carro había un letrero que decía: SE VENDE interesados FAVOR llamar al TELÉFONO 942.07.40.
Después llamé al tipo del Camaro:

-¿Hablo, con el señor del Camaro negro que está a la venta? – Sí, habla con él.

 -¿Podría decirme dónde lo puedo ver?

-Sí, vivo en la carretera del Junquito con calle 34 Km.17, es una casa amarilla y el carro está parado frente a la casa. Mi nombre es Eduardo Pérez y me puede encontrar en la casa después de las 6 PM

-Okey, gracias. Le dije. ¿Le puedo decir algo Eduardo?

-Sí, como no.

-Eduardo, eres un Hijo ‘e puta. Y le colgué.

Bueno, a partir de ese día tenía a dos hijos ‘e puta a quien llamar.  Después de un tiempo llamando al par de hijo ‘e putas, la cosa se puso ladilla, por lo cual decidí hacerla más divertida y se me ocurrió lo siguiente:

Llamé al hijo ‘e puta No. 1. Y el tipo grosero me contestó:

-¿Sí? Y entonces le dije: ‘¿Eres el hijo ‘e puta?’, pero no tranqué.

El tipo me dijo: -¿Estás ahí? a ver si dejas de llamarme.

Yo le dije: -No.

 El tipo me preguntó con tono suave: -¿Cómo te llamas?

Eduardo Pérez, le dije

-¿Dónde vives?

 -En la Carretera del Junquito con calle 34 Km.17, en una casa amarilla donde está un Camaro negro al frente.

-¡En menos de una hora estoy allá a meterte unos coñazos, maldito!

 Yo le dije:- ¡Ay sí, estoy cagaoo! ¡Hijo ‘e puta!, ¡hiiijoooo ‘eeeee  putaaaAAAAA!, y le tranqué .

Después de eso llame al hijo ‘e puta No. 2, y cuando contestó le dije: – Hola hijo ‘e puta.

-¡Coño, sí te llego a encontrar, te voy a romper la cara y las piernas!,

– ¿Así es la vaina?, le dije, pues hoy es tu oportunidad porque en menos de una hora estoy en tu casa para volarte la jeta, hijo ‘e puta, a ver qué me vas a hacer.

Enseguida llamé a la Policía Metropolitana y les dije que iba para la carretera del Junquito con calle 34 Km.17 a matar a mi novio marica porque lo encontré con otro hombre.

Después llame a Globovisión para reportar que la PM había encontrado un arsenal de armas de los Tupamaros.

Enseguida compré unas cotufas y me fui para la dirección antes descrita a ver el espectáculo:

Unas seis patrullas rodeando la casa, dos carajos dándose coñazos en plena calle, la policía tratando de separarlos y un consejero haciéndolos recapacitar y las cámaras de TV reportando una disputa pasional entre dos gays subversivos.

¿Qué les parece?

Eso SI es ser un

HIJO DE PUTA!!!

Anuncios

4 comentarios en “Hijo de p…

  1. LOOOOOOOOOOOOOOOL no puedo contigo XDDD

  2. jajaja… ta bueno lastima que yo sea una mierda y no un H e’ P

  3. Amigo… usted es un alpistado que no tiene oficio EN LA VIDA!!!

    Ya está igual que yo -__-‘

  4. Ya lo habìa leìdo alguna vez, pero gracias por recordarme el relato. Què làstima que el HDP al que tengo ganas de molestar con eso sì tiene identificador de llamadas. Que si no……LOOOOOOOOOOL!

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s