A la #!@$% todo…

Tomando prestada la frase de un pana: Maldita sea la mierda.

De verdad que no comprendo qué clase de alineaciones astrales se dieron esta semana para hacer que de repente, todo se diese vuelta y se tornara justo lo opuesto. Lo que antes era bueno, ahorita es justo lo contrario. Ah, y si habían cosas malas, ahora son peores. Murphy debe estar cagándose de la risa con todo esto, definitivamente.

Coño, estoy consciente que exagero mucho las situaciones. Es uno de mis peores defectos, y lo admito abiertamente. Pero… ok, lo que más arrechera me ha dado esta semana, aparte de discusiones estúpidas (propiciadas por mi, desgraciadamente), ha sido el gesto de importancia -o mejor dicho, la ausencia de- de parte de la persona que yo considero como la hermana que jamás tuve.

Es cierto. Ya dije de algunos altibajos -como en toda relación- y pequeños, o a veces grandes aletazos por ambas partes, pero lo de hoy… definitivamente no sé qué pensar. La semana pasada twitteé al respecto: mi mejor amiga bajó a mi casa por un rato, a entregarme la tarjeta de invitación a su grado. La tarjeta tenía escrita la fecha de la misa, y del acto de grado, pero sólo estaba escrita la hora de la misa: 7 p.m.. Ayer salí a tiempo, pero desgraciadamente al llegar a la parroquia universitaria, ya un montón de gente se me había adelantado, y como resultado pasé la hora y media que duró la misa de pie. Pero después de todo, eso no importaba un coño. Se trataba de mi mejor amiga, y su graduación. Si me hubiese tocado poner mis pies sobre carbón ardiendo durante esa hora y media, habría hecho eso, y más.

Anoche luego de la misa la escuché decirle a una amiga que estaban pendientes con respecto a la hora del acto de grado. “Seguramente me dice después, creo yo”, pensé. Qué iluso. Yo no sé si es que tengo el cinismo en las nubes, pero justo la semana pasada, cuando le pregunté acerca de la hora del acto, y cómo había que ir, etc., ella sencillamente se rió, y le comenté, en son de broma “seguramente no quieres que yo vaya” (el novio de ella no me tiene precisamente en muy buena estima, y lo dije pensando en él). Pero, sin ánimos de apuntar el dedo para señalar culpas, sólo fue eso: una broma. Y ahí lo dejé.

Claro, justo ahora lo estoy dudando seriamente –y mas con los respectivos mensajes de texto que…– ya va, me estoy adelantando. Anoche dijimos que estábamos pendientes (ella me llevó junto con sus hermanas, su sobrina y su mamá a mi casa), y que bue, que nos veíamos hoy.

Pasamos a hoy. Yo tenía clase de estocástica al mediodía, y por supuesto, fui, pero estuve pensando bastante en lo del acto de grado. Usualmente son en la noche, y al no ver llamadas o mensajes, pensé “debe estar ocupada. Voy a dejarla quieta porque sé lo mucho que se estresa.” Bajé a mi casa luego de la clase, almorcé, y me fui a la oficina (donde comencé a escribir esto, pero por la hora no terminé) y casualmente, a eso de las 5 y algo recibí un mensaje de ella: “My beloved friend. Estoy muy apenada porque si no fuiste para el rectorado quiere decir que no te llego (sic) el mensaje q (sic) te envie (sic) el MIERCOLES con la hora…”

Mi mente se quedó en blanco un momento. “¿Qué? Es decir, que lo del grado ya pasó… ¿y no estuve? Pero, ya va, no entiendo…” y en un estado de estupor puro, decidí contestarle:
“Neechan, (japonés para “hermanita” — suelo usarlo mucho con ella) why didn’t you tell me yesterday? (por qué no me dijiste anoche?)” A ver qué me iba a decir pues.
Su respuesta, parafraseada: “Lo siento, anoche estaba tan cansada que no te recordé.”

En este punto ya estaba arrecho. Y bastante.
Luego de escribirle que estaba tratando de comprender qué (CDLPM) había pasado, llegó, nuevamente, su respuesta.
“Yo te mandé un mensaje el miércoles, pero como a veces no me puedes contestar, pensé que sí te había llegado.”

Te equivocaste.

Ah bueno, grandioso entonces. ¿Ahora todos los eventos importantes se avisan por mensaje de texto? Ok, está bien, lo comprendo (o trato, al menos). No sé, ¿le estoy dando demasiada importancia? Se supone que soy su mejor amigo (dicho por ella, no me lleno la boca diciéndolo yo, eso es seguro), y entonces, en cosas que suceden una sola vez en la vida (porque, vamos a estar claros, generalmente uno se gradúa de la universidad una sola vez en la vida), ¿dependemos entonces de menos de 1 KB. de datos, convertidos a señales de radio que pasan por una celda que los retransmite y luego se reciben en un teléfono móvil, que los convierte de nuevo a algo que se pueda leer, para avisar de esta clase de cosas?

Me niego a creerlo. Me perdí un momento por un puto mensaje de texto. Y sí, yo entiendo que quizás no habría entrado, quizás tendría que haberme conformado con felicitarla afuera del rectorado (porque entiendo que, a esos actos se les restringe la asistencia, y de hecho, ya yo estaba digamos, de acuerdo con la idea), pero, me habría gustado tener la oportunidad de hacerlo, maldita sea.
Si no hubiese podido ir, por clases, trabajo, un meteorito que me cayera encima, mierda, está bien, son cosas que no se pueden controlar, y lo habría manejado como imposibilidad de mi parte. Pero, ¿por un maldito mensaje de texto? No me jodan.

En resumen: odio los mensajes de texto.
Si de la “amistad” se trata… prefiero no decir nada. Ojalá se acabe rápido toda esta semana. No creo poder seguir soportándola.

Anuncios

5 comentarios en “A la #!@$% todo…

  1. Se que sonaré enfermo (wait a minute… estoy enfermo), pero me gustan estos blogs donde la gente cuenta su vida (siempre he querido hacer uno, pero tal vez mi vida no sea tan divertida)…
    En cuanto a lo de los mensajes… A veces no se que creer… No se si el “yo te envié un mensaje, no te llegó?” será la excusa del siglo XXI… O simplemente es verdad (tomando en cuenta que nuestras compañias de telefonía movil dan asco)…
    Pero bue por ahora a calmarse…
    Después de la tormenta siempre llega la calma… O eso dicen…

    “Saludos Monocromáticos”

  2. Hola de nuevo guapo! Tenía siglos sin leer tus mensajes. De este te puedo decir varias cosas: Sos muy sentimental, y compartís conmigo el mismo defecto de darnos demasiada mala vida por todo. Te digo que aquí pasa lo mismo con las telefonías móviles: son malísimas. Trata de aclarar las cosas. Tal vez si la chica tiene problemas con su chico, como decís, eso haya influido, a mi me ha pasado. Y como dice Neogabox recordá que después de la tormenta, siempre llega la calma.
    Cariños y salud!
    Sé feliz, la vida suele ser demasiado corta.
    Tu Kelucha.

  3. Sinceramente….. sabes lo que pienso…. y esos mensajes son puro pretexto barato….. ni siquiera la persona mas ingenua se cree eso de estoy muy apenada, si hubiera sido cierto… Yo minimiamente te excomulgo por un buen tiempo…. te repito… si eso fuera cierto

  4. Mi pana, si de consuelo te sirve. he tenido problemas peores con mi mejor amigo. imagínate si fuera mujer. las mujeres son la vaina mas enredada del planeta. un ocho se queda pendejo al la do del embrollo que son.jajaja.. XD

  5. Pingback: Feliz cumple, blog. « Un D1a en m1 Mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s